Error 404 en WordPress – Not Found

No es un error específico de WordPress, sino de cualquier página web y ocurre cuando el servidor no encuentra esa página web. Básicamente lo que nos quiere decir es que el servidor no ha encontrado el contenido que estás solicitando.

Hoy vamos a ver algunas de las posibles causas de este error y sus soluciones.

En caso de encontrarnos con este error en una de las páginas de nuestra web y no sepamos el porqué, lo primero que sugiero hacer es ir a «Ajustes – Enlaces permanentes» en el panel de la izquierda de nuestro WordPress. Aquí, lo normal es que tengamos marcada la opción de «Nombre de la entrada» o «Estructura personalizada». Pues bien, vamos a marcar la opción de «Simple» y, luego, guardamos los cambios.

Una vez guardados, seleccionamos de nuevo «Nombre de la entrada» o «Estructura personalizada», lo que tuviéramos marcado previamente, y guardamos los cambios de nuevo. Este hace que WordPress sobreescriba alguna de las opciones que tiene y que han podido verse afectadas por la instalación de un nuevo plugin, por cambios que hemos hechos en los ajustes, etc.

Si eso no funciona, habría que buscar otras causas. Una de ellas podría ser que hayáis tocado el archivo htaccess. Este archivo está en vuestro servidor y se puede acceder a él a través del FTP. Está en la raíz del servidor donde tenes instalada la web. Haces una copia de él y lo modificas.

Si sigue pasando, tenes que revisar el htaccess y ver por qué está fallando.

Estos son los dos casos más comunes de errores técnicos que pueden provocar un error 404, pero hay más casos. Por ejemplo, puede ser que una página o una imagen existiera antes, la hayas borrado y haya enlaces dentro de la web que lleven a esa página o imagen que ya no existe. También puede ser que esa página que ya no exista, pero está indexada en los buscadores y cuando el usuario pincha en ella, le da un error 404.

En esos casos, lo que tenemos que hacer es localizar los errores 404 de nuestra web e intentar solucionarlos. Para localizarlos, les recomiendo que utilicen una herramienta que se llama Screaming Frog.

Esta herramienta lo que hace es simular la araña de Google y hacer un recorrido por nuestra web.

Abrimos la herramienta, ponemos la URL de nuestra página web y pinchamos en «Start». Una vez que haya rastreado nuestra web, ordenamos por «Status code». Buscamos los 404. Miramos la URL que lo está arrojando e intentamos descubrir lo que está provocando ese error.

Si el error se debe a un jpg, es porque esa imagen la borraste en algún momento o le cambiaste el nombre. Para comprobarlo, accedemos a la web a través del FTP, vamos a la carpeta donde debería estar alojada y vemos si está o no. Si no está, tenemos que meterla.

Sin embargo, puede ser que tuviéramos una página que o bien la hemos borrado o la hemos modificado y al hacerlo, le hemos dado un nuevo nombre. En ese caso, lo normal es que hagamos un 301 (un redireccionamiento) a una nueva página.

Deja una respuesta